Se llama traducción automática al proceso informático que traduce de un idioma para otro sin requerir la intervención humana. Normalmente la labor de un usuario/a se limita a indicar qué texto desea traducir, su formato, el idioma en que se encuentra y para qué idioma se desea que se traduzca. Será la aplicación específica la que realice automáticamente la traducción.

Los símbolos #/@ pueden pertenecer al texto original o bien indicar algún tipo de error que se ha producido a la hora de construir los diccionarios del traductor.

El asterisco que marca algunas palabras indica que esas palabras no fueron traducidas por no estar presentes en los diccionarios del traductor. Las palabras mal escritas o los extranjerismos de uso poco común también se marcan con asterisco, por eso es altamente recomendable revisar los textos o pasarles un corrector ortográfico antes de traducirlos. Para ampliar los conocimientos lingüísticos del traductor y, por tanto, sus diccionarios, existe un formulario mediante el cual puedes informar sobre palabras o expresiones ausentes.

La razón principal para que el traductor deje palabras sin traducir es que no se encuentren recogidas en sus diccionarios, y esto puede deberse a diversas causas: porque no son correctas (mal escritas, extranjerismos, etc), porque son poco comunes o de creación muy reciente (tecnicismos, nuevas tecnologías) o porque no se detectó su ausencia.

Se pueden traducir documentos en los siguientes formatos: docx, odt, rtf, txt, html, xlsx, pptx e po. Se irán añadiendo otros formatos según se considere necesario o en base a las peticiones de los usuarios.

El traductor está compuesto por una serie de módulos por los cuales pasa el texto introducido por el usuario/a de forma que el último de esos módulos devuelve el texto en la lengua de destino indicada. El primero de los módulos separa el texto de las posibles marcas de formato y lo envía para el segundo, que lo analiza morfológicamente y este para los siguientes dos, los cuales, entre otras cosas, resuelven posibles ambigüedades de significado y detectan el equivalente en la lengua destino consultando sus diccionarios ( tiene tres: uno por idioma y otro bilingüe). A través de estos análisis el texto pasa al módulo de transferencia estructural, que reordena las palabras o secuencias de palabras según ciertas reglas gramaticales que resuelven las divergencias entre la lengua de origen y destino. Por último, se genera el texto ya traducido y se devuelve en el formato de origen.

Existen ciertos trucos que te pueden ayudar a obtener una traducción automática de alta calidad. Estos son los consejos más relevantes: Corrige el texto original antes de realizar una traducción. Un traductor automático no es un corrector, por lo cual los errores que tenga el texto original afectarán a su desempeño. Por ejemplo, si traduces “el tendria la libertad” obtendremos como resultado “o *tendria a liberdade”, ya que “él” (pronombre) y “tendría” (verbo) son palabras acentuadas en castellano y el traductor las identificó, respectivamente, como artículo (“el” sin acento) y como palabra desconocida. Las frases cortas y simples favorecen que las traducciones sean correctas, ya que es más fácil evitar de esta forma posibles ambigüedades. Un texto ambiguo tendrá como resultado una traducción ambigua. Cuida tanto la puntuación como la sintaxis, elementos fundamentales para la compresión de aquello que se quiere expresar y para su correcta transmisión. Evita las expresiones coloquiales e idiomáticas ya que tal vez causen confusión y dificulten la buena compresión por parte de la persona traductora/lectora y, al mismo tiempo, provoque errores en la traducción. La revisión de la traducción es fundamental ya que los procesos tienden a empobrecer el idioma.

Es muy fácil: primero tienes que insertar el texto que desees traducir en la caja de texto que puedes observar en esta página, después tienes que seleccionar la dirección de traducción y pulsar el botón Traducir. Por ejemplo, si el texto está en gallego y lo quieres traducir para español tienes que elegir Gallego-Español en la lista desplegable que se muestra encima de la caja de texto y, por último, pulsar el botón Traducir que se muestra debajo de la caja de texto. La traducción se mostrará justo debajo de la caja de texto. Si quieres que en la traducción se marquen las palabras desconocidas (palabras no presentes en los diccionarios del traductor y que por tanto no traduce) para así poder revisarlas posteriormente, tienes que seleccionar la opción “Marcar las palabras desconocidas”.

Para traducir documentos de texto en los formatos admitidos (docx, odt, txt, html, xlsx, pptx) debes ir a esta página y allí seleccionar primero la dirección de la traducción (por ejemplo, Gallego – Español si lo que deseas es traducir un texto en gallego para español. A continuación debes seleccionar el documento que se va a traducir, para ello hay que pulsar en Examinar…, que abrirá una ventana en la que puedes navegar hasta localizar el documento concreto. Si quieres que en la traducción se marquen con asterisco las palabras desconocidas (palabras no presentes en los diccionarios del traductor y que por tanto no traduce) para así poder revisarlas posteriormente, tienes que seleccionar la opción “Marcar las palabras desconocidas”. Por último, pulsa “Traducir” y al cabo de unos segundos aparecerá en el escritorio de tu ordenador un fichero que tendrá el mismo nombre que el que has enviado con el añadido _trad para así diferenciarlo del original. El tiempo de espera dependerá del tamaño del archivo.

La traducción automática facilita la traducción de texto, documentos o webs de y para idiomas que el usuario/a no precisa dominar. De este forma se favorece la comunicación y/o el acceso a la información independientemente de los conocimientos lingüísticos de la persona usuaria o destinataria.